lunes, 22 de octubre de 2012

En casa de los Templeton

Londres, octubre de 2009

En cuanto Gracie Templeton se enteró de que regresaba a Templeton Hall, comenzó a verlo de nuevo.

Lo vio pasando a su lado en la estación del metro. Lo vio en la biblioteca municipal, estudiando en una mesa con la cabeza gacha, concentrado en su libro. Cualquier cliente del restaurante donde trabajaba a media jornada hablaba como él. Un actor de televisión tenía su misma sonrisa tímida. Allá donde iba, veía a algún hombre que le recordaba a él. La misma altura: un metro noventa y siete. El mismo pelo castaño ondulado. Su misma forma de andar, un tanto desgarbada. La misma ropa: vaqueros desgastados y un chaquetón oscuro de estilo marinero. Llevaba ocho años intentando sacárselo de la cabeza, olvidarlo, reconstruir su vida. Y en ese momento era como si el tiempo no hubiera pasado en absoluto.

Así es como empieza este maravilloso libro de Monica McInerney, allá voy con la reseña:


Sinopsis: Cuando la familia Templeton, oriunda de Inglaterra, se muda a una mansión colonial en Australia, despierta la curiosidad y las habladurías de los lugareños… y con razón. A simple vista, los siete Templeton parecen algo excéntricos, y nadie siente más curiosidad por ellos que su vecina, Nina Donovan, una madre soltera, y su hijo, Tom. 
A lo largo de los siguientes años, la relación entre los Templeton y los Donovan tomarán rumbos imprevisibles, hasta que un hecho trágico hará que sus caminos se separen, quizá para siempre.
De la mano de una de las novelistas australianas de mayor éxito, nos llega una historia maravillosa y emotiva sobre los peligros y los placeres del amor, de la amistad y de la familia.


Mi reseña: no había escuchado hablar de este libro, ni reseñas en blogs ni nada, simplemente lo vi en una librería y me llamó la atención su sinopsis (me encantan este tipo de libros, ya lo sabéis)

Estuve estancada durante la primera parte (se compone de tres partes y un epílogo), porque no terminaba de engancharme la historia. Los Templeton son una familia que vive en una mansión heredada en Australia, son británicos y utilizan dicha mansión como atractivo para los turistas; el padre obliga a los niños a hacer visitas guiadas disfrazados de la época colonial, por lo que el pueblo y los vecinos de Castlemaine consideran a esta familia un poco "rarita". Durante esta primera parte del libro, vemos como la vida de esta familia transcurre de manera atípica para estar en el año 1993: los niños no van al colegio porque dan clases en casa, trabajan como guías para afrontar las deudas del padre, no se relacionan con vecinos, tienen una tia alcoholica que siempre los fastidia... Hasta que el hijo pequeño hace amistad con un vecino, Tom; y ahí es cuando conocemos la historia de su madre, Nina, y de la amistad que los une a los Templeton aunque son familias muy distintas.

No os desvelo mucho más, pero para mí este libro se puso interesante a partir de la segunda parte. Los Templeton comidos por las deudas, dejan la mansión para volver a Londres y le encargan a Nina cuidar "Templeton Hall", por lo que ellos al principio prometieron ser solo 3 meses. Pasan 8 años de cartas, e-mails y faxes de Reino Unido a Australia y viceversa y aunque los Templeton no volvieron a casa, Nina siguió cuidándola y sobre todo se forjó una amistad bastante importante.

Está escrito en tercera persona y aunque en cada capítulo conocemos los aspectos de cada uno de los personajes, la protagonista sin duda de este libro es Gracie Templeton, la tercera hija; una niña que lo quiere saber todo, preguntona a la par que encantadora y la única que amó "Templeton Hall", adoraba hacer de guía los fines de semana y sobre todo quería a su vecina Nina, eso la llevó a forjar una amistad vía postal con ella y su hijo durante todos los años que estuvo en Londres... 

Y tengo que reconocer que este libro me ha encantado en parte porque siento especial empatía con este personaje: la vemos crecer aferrada al recuerdo de su infancia en Australia, incomprendida por su familia, fiel a sus sentimientos, impotente ante los desastres y un poco perdida con su vocación...

Ya os digo que durante la primera parte estuve un poco estancada, habré estado como una semana solo leyendo la primera parte (el libro es bastante extenso, unas 600 páginas) porque no me llamaban mucho la mayoría de personajes: Charlotte, la hermana mayor y repelente, Audrey la hermana segunda y con aspiraciones a actriz; Spencer el hermano pequeño y gamberro... Nina y sus traumas al enviudar... 

Pero cuando el libro llega a un punto en el que los personajes se separan, empiezas a ver que nada es lo que parecía y todo se enreda de manera increíble.

Ha sido de lo mejor que he leído últimamente, no os creáis que porque no haga reseñas hace mil no he estado leyendo ;)

Pero este libro me ha parecido digno de mencionar y de recomendar. Está muy bien ambientado, (he estado solo en algunas de las ciudades que menciona) la forma de escribir es correcta y equilibrada como a mi me gusta (ni demasiado relato ni demasiado diálogo), transcurren unos 16 años desde el principio al final, así que no te aburres nada porque los personajes evolucionan bastante. 

¿Conocéis este libro? ¿Y a la autora?


Espero que os guste la reseña y que me hagáis caso y le deis una oportunidad.



Mil besos!


6 comentarios:

  1. Lo apunto a la inmensa lista que ya tengo de libros pendientes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. apuntalo, apuntalo porque te va a encantar :)

      Eliminar
  2. Este libro me llamó mucho la atención cuando se publicó porque es una saga familiar que me encantan, si puedo lo leeré
    besos

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Que lindo blog tenes :D En cuanto al libro, ya quiero leerlo jaja me llamó muchísimo la atención así que me lo apunto e.e (Dios no sabes cuantos libros pendientes, pero no importa me lo anoto y listo). Bueno gracias por la reseña XD
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, gracias a ti por leerme :) Unete a mi blog sí te gusta y dale una oportunidad a esté libro que es precioso. Un beso!

      Eliminar